8/11/18

Reseña: "No hubo culpa", Blai Garrigues

Cuando hace frío, me gusta pasar la tarde lo más tranquila posible acompañada de un buen libro, una manta y se posible una infusión bien caliente o un chocolate ¿Verdad que no es mal plan? Esta semana me ha estado acompañando No hubo culpa de Blai Garrigues, una novela autoeditada de la editorial Caligrama.



Nº de páginas: 372 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: CALIGRAMA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788417483159

⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆


¿Qué hay peor que saber que te queda poco tiempo en este mundo? Cometer un crimen y tener que cargar con la culpa en los momentos finales de tu vida. Isabel se encuentra felizmente casada con José, y ahora más con la llegada a sus vidas de un precioso bebé.

Mientras que a María le diagnostican un tumor terminal de cerebro a sus cuarenta y nueve años. María regresará al pueblo donde nació, a Alzira, donde tuvo una infancia feliz. Pero cometerá un error, un accidente cambiará sus planes. Se llevará por delante el cochecito del bebé de Isabel y huirá de la escena del crimen. La culpa aparecerá en María, que deseará que la muerte llegue cuanto antes para hacer desaparecer ese sentimiento. Isabel decidirá investigar por su cuenta el atropello de su bebé, pues se siente impotente cuando la policía no logra identificar al conductor del vehículo. Lo que ambas desconocen es que el destino hará que sus caminos se crucen con un giro perturbador.

Ha sido acabar la novela y sentarme delante del ordenador para traeros la reseña. Quería por un lado esperar unos días para que la historia terminada de calarme pero por otro os quería traer mi opinión con las sensaciones aún frescas. Ha ganado la segunda opción.

En esta novela, Bali Garrigues nos trae la historia de dos mujeres: María e Isabel. La primera es una profesora de la ESO a la que le diagnostican un tumor inoperable en el cerebro. Su esperanza de vida es de entre 6 y 10 meses así que decide vivir sus últimos meses haciendo cosas que realmente le satisfagan.

Por otro lado, tenemos a Isabel, una joven que acaba de ser madre. Su matrimonio parece perfecto, su marido es encantador y su hija, Daniela, es todo lo que ella había querido en su vida. Todo es perfecto. Desgraciadamente, esa vida tan perfecta y maravillosa se quiebra cuando María atropella accidentalmente el carrito con Daniela dentro.

Por supuesto, a una le corroe la culpa por haber matado a un dulce bebé y a la otra le atormenta su sed de venganza y el dolor por la pérdida de su preciosa hijita.


Hay que reconocer que la historia es muy, muy buena. Ya la sinopsis engancha porque no puedes imaginar cómo el título puede ser "No hubo culpa" cuando María ha atropellado a un bebé. ¿Cómo es posible que no haya culpa? ¡¡A la cárcel, ya!!

Pero nada es tan sencillo como parece, ya que durante toda la novela no paramos de encontrarnos sorpresas y la historia no cesa de dar dramáticos giros. La verdad es que me he pasado gran parte de la novela (sobre todo de la mitad hacia el final) diciendo "vaya, eso no me lo esperaba" "¡qué fuerte!"...

 Pero... y lo siento, hay un pero enorme... No me ha gustado nada cómo está escrita. Sabéis que no me gusta cuando una novela explica todos y cada uno de los pasos de los personajes: detalles y más detalles de su día a día (se despierta, abre los ojos, respira, se ubica dónde está, se sienta en la cama, pone los pies en el suelo, se pone las zapatillas, se levanta, va al cuarto de baño, se mira en el espejo - toca explicar lo que siente cuando ve su reflejo en el espejo-, se lava los dientes, se enjuaga...), y también te explica las pesadillas que tiene María, y lo que siente Laura... En fin,  se eterniza y, en mi caso, no ayuda nada a la evolución de la historia: la ralentiza y hace que pierda fuerza.

La historia en sí (con todas sus vueltas y situaciones inesperadas) está muy bien, deseas saber qué pasará con María y con Isabel. E incluso tiene un bonito trasfondo: las apariencias engañan, la mente es todo un misterio y conviene ir al médico al menor síntoma.

Por tanto, considero que es una novela recomendable siempre y cuando tengas claro que no es una novela rápida. El autor se toma su tiempo explicando las situaciones y los sentimientos de las protagonistas.  En mi opinión, si no fuese por ese detalle, sería una novela que estaría a la altura de La chica del tren o La pareja de al lado.




Besotes y Felices Lecturas

5/11/18

Reseña: "Cuando el Diablo se sienta a tu lado", Rachel Ripley

¿Qué estarías dispuesto a hacer con tal de conseguir todo lo que te propusieras? Esa es la gran pregunta que se hace el protagonista de Cuando el Diablo de sienta a tu lado de Rachel Ripley.



Nº de páginas: 216 págs.
Encuadernación: Tapa Blanda
Editorial Universo de Letras
Lengua: Castellano
ISBN: 9788417037536

⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄⇄


"Leo, un joven empleado en una multinacional, vive relativamente feliz con Laura, su esposa. Forman un matrimonio con los problemas cotidianos de cualquier pareja de clase media. Pero Leo, ambicioso, se embarca en una peligrosa espiral que lo llevará a acumular cuantiosas deudas que lo colocarán al borde del abismo.

Cuando cree que roza el fin, conoce a Álex, un tipo de aspecto elegante y modales excéntricos. Este lo invita a subir a su lujoso coche y le cuenta una historia increíble que a Leo le cuesta creer. Antes de subir a casa, el hombre le da un papel doblado con el que solucionará para siempre sus problemas económicos y hará desaparecer todas sus deudas. Leo, con el casero acuciándole y agobiado por los nubarrones que le acechan, seguirá el consejo de Álex.

Casi al instante, el dinero comienza a lloverle, sus deudas a desaparecer e incluso las cartas y las ruletas le favorecen siempre. Sin embargo, un día, al mirarse al espejo, la vida le da un vuelco."


Rachel Ripley (pseudónimo) nos trae una novela de intriga (yo no diría de terror) y suspense. Leo es un joven que si no fuese por su adicción al juego podría llevar una vida bastante satisfactoria: trabajo estable (aunque poco motivador), una esposa encantadora, un pisito apañado de alquiler... pero su ludopatía ha llevado al matrimonio a prácticamente la ruina. Leo, como puede mantiene esas deudas en secreto, pero ya lleva incluso algún mes sin pagar el aquiler, así que le queda poco para que su esposa se entere de su gran problema.

En una parada de autobús, cercana al casino donde ha perdido todo su recién cobrado sueldo, conoce a un hombre que irradia poder y dinero por todos sus poros. Éste, invita a Leo a conducir su cochazo mientra lo acerca a casa y le explica, de forma sugerente, cómo ha conseguido llegar hasta tan alto.

Cuando desesperado, Leo sigue los pasos que le indica su nuevo amigo, la vida le da una vuelta de 180 grados y la fortuna le sonríe en todos los aspectos. Bueno, en todos excepto en el de las relaciones personales y amorosas. Además, también su físico está cambiando. Él se encuentra más guapo y sexy que nunca pero todos los que le rodean le tienen miedo y repulsión.


He de reconocer que me ha gustado más de lo que esperaba esta novela y, de hecho, me hubiese gustado que tuviese más páginas para que la historia se desarrollara más lentamente y poder, así, disfrutar del cambio que se produce en Leo y en los que le rodean. Quizá, por ello, le falta un poco de profundidad a la historia y a los personajes. No estoy diciendo que los personajes o la historia sea plana o insulsa ¡no, no! Es que yo quería más detalles.

Salvo en un momento en el que no me cuadraron los tiempos (yo pensaba que apenas había pasado un día y por el desarrollo de la historia, tuvieron que pasar muchos meses) la historia está bien hilada y argumentada, y la autora tiene una forma muy amena de narrar. Y como he dicho antes, incluso me hubiese gustado que fuese más extensa (normalmente los escritores suelen pecar de meter "paja" en las historias sumándole muchas páginas innecesarias, pero en este caso la sensación es justo la contraria).

Leí esta novela en pleno mes de Halloween así que me encantó sumergirme en historias de pactos diabólicos, demonios perversos, espectros y posesiones.

Considero que es un novela muy recomendable, ideal para pasar un entretenido rato de lectura y, al ser corto, va genial para leer "entre tochos.

Personalmente, voy a seguirle la pista a Rachel Ripley y estaré atenta a sus próximas novelas.



Besotes y Felices Lecutras.