10/9/18

Reseña: "El Recién Llegado", Marco Vichi

El Recién Llegado de Marco Vichi me ha demostrado que un buen crimen (o dos) no es lo único que puede ofrecerte una buena novela policíaca.


El recién Llegado
Nº de páginas: 448 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: DUOMO EDITORIAL
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788416634996

⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆

"¿QUÉ ESCONDE LA MUERTE DEL USURERO?

Florencia, diciembre de 1965. Se descubre el cadáver de un hombre con unas tijeras clavadas en la nuca. 

El muerto, el «recién llegado» como despectivamente lo conocen sus vecinos por su procedencia, ejerce de usurero, una profesión tan rentable como desagradable. 

El comisario Bordelli, dudando entre la necesidad de hacer justicia y una profunda hostilidad hacia la víctima, debe iniciar la investigación en base a los pocos indicios encontrados y con una lista inacabable de enemigos. Diotivede, el forense, ofrecerá la primera pista del rompecabezas. Y Bordelli, ante la ausencia de su compañero sardo Piras, se enfrentará solo a un asunto siniestro que revelará los entresijos más oscuros de la realidad italiana."


Con El Recién Llegado, Marco Vichi nos trae el tercer caso del comisario Bordelli. Pero tranquilos, no es necesario haber leído los anteriores para poder disfrutar de esta novela (yo no los he leídos y he disfrutado mucho).

El usurero asesinado


El comisario Bordelli desde hace meses quiere echarle el guante a un usurero, Badalamenti, que vive cerca de su casa pero sin un motivo evidente el juez no le da su visto bueno, pero una especie de justicia divina hace que el susodicho aparezca muerto en su casa con unas tijeras clavadas en la nuca. El comisario será el responsable de llevar la investigación.

Bordelli es un buen comisario, le gusta su trabajo y quiere coger a los malos pero en esta ocasión sabe que el usurero se merecía lo que le ha pasado y no tiene claro si debería llevar ante la justicia al asesino de tan despreciable ser aunque sabe que es su obligación.

El recién Llegado

Cuanto más vaya indagando en la vida de Badalamenti mayor será su lucha interior entre cumplir con su deber o dejar las cosas como están.

Por otro lado, Piras (su compañero que está de baja porque casi pierde la vida en un tiroteo) se encuentra sin buscarlo con un misterioso crimen por resolver. 

Alrededor del comisario hay una serie de personajes (que estoy segura que aparecen en los casos anteriores) de los más pintorescos: Rosa (una prostituta retirada), Botta (un ladronzuelo que ha visitado las cárceles de medio mundo donde ha aprendido a cocinar como un verdadero chef), Diotivide (el forense), Baragli (otro compañero de Bordelli que está en el hospital en fase terminal)... Todos estos personajes, crean alrededor del comisario un tapiz de historias que se entrecruzan y que dan profundidad y verazidad a la novela.

Sabéis que me gusta que las novelas policíacas sean ágiles y que no se anden en exceso por la ramas (en realidad, eso me gusta en todas las novelas), no soy amiga de largas descripciones ni "parloteo" que solo sirven para abultar el libro. Pero con El Recién Llegado he disfrutado mucho de esas historias paralelas y de los momentos de la vida cotidiana de Bordelli porque no eran simple "paja" sino que servían para darle profundidad al personaje, para hacerlo más humano. Estas historias, esos personajes con sus vidas y sueños, ese día a día de Bordelli no ralentizan la novela, al contrario, le dan vida y color.

El recién Llegado

Algo que me ha gustado también mucho, ha sido el propio protagonista, el comisario Bordelli. Temía encontrarme con el típico policía alcohólico, amargado, que reniega de todo y de todos, con un pasado traumático y un negro futuro pero no ha sido así. En este caso, es un comisario entrado en los cincuenta, soltero (sí, tiene un pasado amoroso un poco desastroso), buena persona, que le gusta la buena comida y ¡no es alcohólico!, además, tiene buenos amigos (un poco variopintos pero buena gente).

Costumbrismo y todo un mosaico de personajes e historias


El Recién Llegado no es solo la investigación de un crimen, es también un reflejo fiel de la época (1965): Bordelli no puede olvidar sus experiencias vividas durante su servicio en la Segunda Guerra Mundial, y son muchos los de su generación que viven perseguidos por aquellos momentos, pero la juventud busca su propia identidad y considera que el pasado es un lastre que debe olvidarse y superarse. Se respira el cambio en el ambiente y la guerra y sus consecuencias hace años que quedaron atrás.

En esta novela (y en toda la serie supongo) nos encontramos con una novela policíaca al estilo clásico. No es una novela con un crimen (o dos) macabros y sangrientos, ni el asesino (o asesinos) son "serials killers" que tienen al protagonista al borde del infarto, no hay gran cantidad de sospechosos ni son asesinatos mediáticos que tienen a toda una ciudad en vilo. No es una novela en la que te estás mordiendo las uñas esperando saber el porqué y el quién, es una novela que se disfruta no solo por el misterio, de hecho la intriga policíaca es un punto más en la historia pero no es el eje central, sino por toda la vida que rodea al protagonista. 

Como este tercer caso del comisario Bordelli me ha gustado tanto ya tengo en mi wishlist sus casos anteriores: El Comisario Bordelli y Un Asunto Sucio, y estaré atenta a sus próximos casos.

Besotes y Felices Lecturas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario ¡Me hará muy feliz saber tu opinión! :)