4/9/17

Reseña: "Lo que habita dentro", Malenka Ramos

¡Buenas tardes!

Sabéis que me gustan tanto las películas y series de terror como los libros, así que cuando leí la sinopsis de Lo que habita dentro de Malenka Ramos supe que tenía que leerlo lo antes posible.

"O TE OCUPAS TÚ DEL MONSTRUO O EL MONSTRUO SE OCUPA DE TI. 

Nº de páginas: 552 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: PLAN B
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788417001131


«Cuando uno se da cuenta de que sus padres no son los superhéroes que siempre ha creído que son, que los monstruos son reales y ellos no pueden verlos. Esa es la historia, el verdadero dilema. Y entonces solo caben dos soluciones: o te ocupas tú del monstruo o el monstruo se ocupa de ti.»


UN JUEGO DE NIÑOS QUE PAGARÁN TODA LA VIDA. Octubre 1987, San Petri (Costa de la Muerte). En la noche de brujas un grupo de niños entra en la antigua casa Camelle, un lugar abandonado del que se cuentan terribles leyendas. Pero la casa guarda un oscuro secreto y un pozo del que pende una bombilla que no debería haber funcionado. 

Uno, dos y tres, os atraparé…

 Las noches se convierten en una lucha por sobrevivir a las visiones, los arañazos en el armario y los sonidos bajo la cama. Dos de los chicos desaparecen y algo les persigue. 

Tengo piedras, Enma… Muchas piedras… 

Actualmente todos esos niños y niñas son adultos, pero jamás se han podido desprender de sus visiones y de los terribles acontecimientos que vivieron siendo tan jóvenes. 

La casa Camelle está en obras y alguien ha abierto el pozo… Los mensajes y las visiones de niños fantasmales les persiguen con más intensidad. Él ha vuelto… Bunny, el cruel…".


Aquí a una servidora no se le ocurrió otro momento para empezar la novela que en una noche de insomnio (es lo que te tiene echarse siestas veraniegas de dos horas) con lo que sentía que Bunny el Cruel se encontraba a mi espalda, saliendo de ese profundo pozo, rodeado de niños muertos que vomitaban algas y piedras y que arañaban el suelo con sus negras y rotas uñas. Mis miedos infantiles a flor de piel.

La novela está dividida en dos momentos: la infancia de los niños y su madurez. A medidaos de los 80 , a una pandilla de niños y niñas de entre 10 y 12 años de un pueblecito de la Costa de la Muerte deciden que es una ocasión perfecta para entrar en la abandonada casa Camelle. Como es de esperar, la casa esconde algo siniestro y malvado que saldrá a la luz cuando deciden quitar la tapa a un antiguo pozo. Un pozo que tiene una bombilla que a pesar de los años de abandono sigue funcionando... Y lo que sale el pozo es malo, muy malo y les perseguirá en noches venideras y durante las siguientes décadas. Perderán su infancia y su vida jamás volverá a ser la misma.

Casi treinta años después, los niños ya son hombres y mujeres que deberían poder dormir por las noches y tener vidas plenas, pero las pesadillas y los miedos continúan, así que se reúnen porque saben que deben hacer algo, deben acabar con Bunny el Cruel si no quieren que él acabe con ellos.

Aunque poco a poco la novela se va suavizando, hay que reconocer que ha conseguido que me entraran ganas de volver a mirar debajo de la cama o dentro del armario. El maldito conejo destila con solo su presencia maldad en su estado más puro, sin sangre ni vísceras, tan solo su mirada, su sonrisa y su paciencia, porque tiene tooodo el tiempo del mundo para torturarnos con sus pesadillas. Apareciendo en cualquier sitio y haciéndonos temblar de terror.

En mi caso, esta novela ha logrado lo que buscaba de ella. Pasar un rato de miedo, saltando cada vez que el viento cerraba una puerta o pensando en Bunny El Cruel cuando me rodeaba la oscuridad (y no tanto el conejo en sí, como los seres que le acompañan, los niños que vomitan piedras y se arrastran por el suelo hasta el borde de la cama).

Sin duda, es una novela recomendable si te gustan las novelas de terror (aunque creo que llamarla "La novela de terror paranormal más espeluznante" es un poco exagerado). Si os gustan las novelas de Stephen King estoy segura que esta novela os gustará.


Y ahora a por algo menos terrorífico.

Besotes y Felices Lecturas