3/1/17

Reseña: "Los secretos que jamás te contaron: para vivir en este mundo y ser feliz cada día", Albert Espinosa

¡Buenas tardes!

Sin quererlo, mi primera lectura del año (que me he prometido que va ser mucho más positivo que el anterior) ha sido un libro de autoayuda:


Nº de páginas: 384 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: GRIJALBO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788425354502


"YA HAS VIVIDO SUFICIENTE, AHORA TE TOCA DISFRUTAR.

Cuando nacemos, nadie nos proporciona un manual para aprender a vivir, ni instrucciones para ser feliz. Y, sin embargo, encontrar la felicidad no es tan difícil. En realidad, existen unos secretos para vivir en este mundo que quizá nadie se haya tomado la molestia de explicarte. Por eso Albert Espinosa ha querido compartir contigo en este libro los suyos, los que ha ido descubriendo a lo largo de su vida, aquellos que le hacen sentirse vivo, los que le han servido y todo lo que ha aprendido a lo largo de su extraordinario recorrido.

Los secretos que jamás te contaron no es un libro normal, escrito para ser leído sin más; está pensado para que cada persona lo inspire y lo haga suyo."

La verdad es que no me gustan los libros de autoayuda y tampoco soy demasiado fan de Albert Espinosa. Admiro mucho su fuerza porque sé que tuvo una infancia complicada debido al cáncer (perdió una pierna, un pulmón y medio hígado) y tiene una visión muy positiva de la vida y, muestra de ello, es este libro: Los secretos que jamás te contaron: para vivir en este mundo y ser feliz cada día. Pero esta admiración en el ámbito personal no implica que también me gusten sus novelas (he leído tres con la que os traigo hoy y todas me han dejado regusto raro... no sé, no terminan de llenarme).

Con Los secretos que jamás te contaron me ha pasado algo similar: sabiendo que me encontraba ante un libro motivacional en plan "tú puedes con todo", "has de ser feliz día a día", "no hagas planes, simplemente vive"... la primera parte se me ha hecho llevadera e incluso me ha levantado el ánimo "sí, yo puedo", "sí, estoy viva", "sí, estamos vivas" pero luego me ha parecido muy repetitivo. "que sí, que yo puedo" "que sí, que estoy viva" "que ya lo sé, que sí, que vale"...


Pero la culpa de que el libro no me haya gustado tanto como debiera ha sido totalmente mía porque me lo he leído de un tirón y con este libro hay que ir poco a poco asimilando las "enseñanzas". Primero te lees la primera parte, te vas a dar una vuelta, disfrutas de la poderosa sensación de que puedes comerte el mundo porque tú y tu yo interior podéis con todo; al día siguiente (o varios días después) vuelves a coger el libro y te lees  un poco más (no hace falta acabarse la segunda parte), y vuelves a salir, a disfrutar del día a día... y así hasta que acabes el libro. Pero del tirón como he hecho yo no, no, así no. Como lo he hecho yo, cansa, se hace repetitivo y en vez de motivar, desmotiva.

Estoy segura que si se lee poco a poco y vas dejando que las inspiraciones del libro vayan calando en ti, el propósito del autor que es ayudarte a vivir felizmente el cada día, se consigue o está más cerca, al menos, de conseguirse.


Así pues, resumiendo: el libro hay que leerlo poco a poco, asimilarlo, es decir, inspirarlo tal y como nos dice el autor al principio de la novela. Nunca, nunca, nunca hay que leerlo del tirón porque sino, igual que me ha pasado a mi, no lo disfrutaréis. Por lo tanto, única y exclusivamente lo recomiendo si os los vais a leer poco a poco, pero si vuestra intención es leerlo como si de una novela, con su comienzo-nudo-desenlace, al uso se tratase ¡noooo! No hagáis como yo y destrocéis la esencia del libro.





Saludos y felices lecturas