14/11/16

Reseña: "Los caminantes 5: Tempus Fugit", Carlos Sisí

¡Buenas tardes!

¿Verdad que sabéis que me encanta el género Z en todas sus variantes: libros, películas, series...? Sabiendo eso ¿qué creéis que le dije a la Editorial Planeta cuando me ofreció (desde su sello Minotauro) un ejemplar de la quinta novela de la saga Los Caminantes de Carlos Sisí




Número de páginas: 384 páginas
Encuadernación: Tapa Blanda
Editorial: Minotauro (Ed. Planeta)
Lengua: Castellano
ISBN :9788445003992


"Después de la catástrofe de Barcelona, los personajes han vuelto a Térmens, Lleida, donde siguen luchando por sobrevivir. Las cosas no marchan bien porque algunos de los Aeternum, privados de los procesos biológicos químicos del cuerpo, están cayendo poco a poco en un estado plano de existencia. Juan Aranda sabe que el destino de la comunidad está en peligro y el profesor Jukkar le pide volver a Carranque para encontrar la solución a sus problemas. Pero ¿será eso lo único que encuentre Juan Aranda en el jugar donde todo empezó?"

Como siempre que comento alguna saga, trilogía, tetralogía... os aviso que si no habéis leído el libro anterior, Aeternum, o ninguno de los anteriores os vayáis directamente al final de esta entrada porque quiera o no quiera algún spoiler voy a hacer y no me gustaría "destriparos" algo importante que os arruine la lectura de tan entretenida historia.


Y ahora, al lío... Bien, en esta quinta entrega tenemos a los protagonistas (Juan Aranda, Dozer, José, Susana, Isabel, Jukkar) convertidos en Aeternums, es decir, su cuerpo está muerto pero siguen siendo humanos e invisibles para los zombis. Todos están trabajando mano a mano pasar sacar adelante a una sociedad compuesta por muchas más personas como ellos. Se encuentran a salvo en Cura Med, felices en la medida de lo posible y tranquilos. Pero no todo es idílico en la comunidad: algunos Aeternums están "automatizándose", convirtiéndose en seres sin aspiraciones, sin miedos ni deseos... simples autómatas a los que todo les da igual. Algo que preocupa mucho a Edgardo.

Por otro lado, Aranda tiene el temor de que el Esperantum haya dejado de hacer efecto y los zombies vuelvan a fijarse en ellos. Recordad que gracias a esa milagrosa vacuna podían caminar entre los zombies sin que éstos los detectaran.

¿Recordáis a Alba, la adorable niña que en el libro anterior tenía visiones sobre el futuro inmediato y que podía detectarlas gracias al "olor a tarta de coco" que las precedía? Recordáis que también tenía un hermano, Gabriel, dulce, bueno y amable que se separó, desgraciadamente de ellos ¿Verdad? Y ¿Os acordáis del malvado y tétrico Padre Isidro? ¡cómo olvidarlo! Pues, queridos lectores, si unimos a ambos personajes, Gabriel e Isidro, nos daremos que cuenta que se masca la tragedia. Nuestros pobres protagonistas tienen los días de tranquilidad contados.

Al principio, me costó hacerme a la idea de que el Padre Isidro volviera a la historia "poseyendo" el cuerpo del bueno de Gabrie,l pero puesto que aceptamos que los muertos andan y que antes una niña tenía visiones del futuro ¿por qué no aceptar también eso? Así pues ¡Bienvenido de nuevo Padre Isidro!

Empecé a leer Tempus Fugit el jueves pasado y este medio día lo he terminado, así que os podéis hacer una idea de lo enganchada que me ha tenido. Si os gustaron los libros anteriores, este os gustará sin duda ya que mantiene la misma línea: zombis por todas partes, ataques, muertes de seres queridos, más zombies, persecuciones, asedios, más zombies... Y ¡dos nuevos personajes super chulos: Jam y el Nota! Me ha gustado mucho que Carlos Sisí haya introducido a estos dos nuevos personajes dentro del grupo principal porque le dan mucho juego, sobre todo el Nota ¡me encanta! Es un personaje al que se le coge cariño desde el principio.

Lo único que no me ha gustado es que la historia no termina. Ya daba por finalizada la saga cuando pensaba que iba a ser una trilogía. De hecho, según el autor, el cuarto libro lo escribió por petición popular pero no era su intención seguir escribiendo más historias de Los Caminantes. Así que cuando salió esta quinta parte di por hecho que cerraría la historia. Pero no es así, la historia, de hecho, queda más abierta que nunca. Así que habrá que esperar a que salga la nueva entrega donde los personajes continuarán sus aventuras en Cabo Cañaveral y el Padre Isidro seguirá haciendo de las suyas.

A pesar de ese "pero" la verdad es que recomiendo mucho la novela (y toda la saga entera) a los fans del género zombie. Carlos Sisi no solo nos transporta a un mundo apocalíptico sino que le da una vuelta de tuerca creando nuevos seres y mutaciones. Crea todo un mundo nuevo a partir de los ya conocidos muertos vivientes.

Para leer el primer capítulo, podéis hacerlo AQUÍ.
Para haceros con un ejemplar podéis hacerlo AQUÍ.

Saludos y felices lecturas.