20/1/13

Toc, toc... Tienes un Email

Estoy de sorteo aquí.

¡Buenas tardes a todos!

Hace unos días me sonó el tono de móvil que me indicaba que me había llegado un mail. 




Y el mail que me llegó era de una autora, Marbella Lizette Martínez Fernández,  que me hacía llegar sus dos libros: Memorias de una pulga y Muñeca Viviente.

Me ha sido realmente imposible encontrar ni portadas, ni sinopsis ni foto de la autora en la red. Tan solo sé que Muñeca Viviente es un relato de 46 páginas erótico: una joven de 14 años se siente atraída por su jardinero, un hombre viudo de unos 50 años. Y que Memorias de una pulga también pertenece al mismo género pero no sé de qué va... 

La literatura erótica no es precisamente mi preferida pero alguno de estos dos sí que leeré y ya os traeré mi opinión.

Mientras tanto os traigo un pequeño anticipo de Memorias de una pulga:

"Bella, era el nombre de una preciosidad de figura perfecta. No obstante su juventud, sus dulces encantos en capullo empezaban ya a adquirir proporciones como las que placen al sexo opuesto. Su rostro acusaba una candidez encantadora; su aliento era suave como los perfumes de Arabia y su piel parecía de terciopelo. Bella sabía desde luego cuáles eran sus encantos y erguía su cabeza con tanto orgullo y coquetería como solo pudiera hacerlo una reina, pero como si todo esto no fuera suficiente; por su sangre corría el fuego del Mediterráneo, pues debido a sus raíces familiares ésta chica tenía un marcado pero sensual acento europeo con cuya fina gracia cautivaba y divertía hasta con la más insípida conversación. No resultaba difícil ver que despertaba admiración al observar las miradas de anhelo y lujuria que le dirigían los jóvenes y en no pocas ocasiones también los hombres ya maduros. En el exterior del templo religioso al que asistía no había hombre que no volteara discretamente a mirar tan increíble silueta, manifestaciones que hablaban mejor que mil palabras de que mirarla era un verdadero regalo para los ojos masculinos.
Sin embargo ella no prestaba la menor atención a lo que evidentemente era un suceso de todos los días, la damita se encaminó hacia su hogar en compañía de su tía, una dama que a pesar de languidecer por su delgadez y ser enfermiza en extremo; tenía un cuerpo que estaba revestido con el mismo inconfundible sello familiar de Bella, era una mujer que en sus mejores momentos había sido una sobresaliente bailarina de ballet clásico que participó en destacadas obras como titular del elenco y aún conservaba el porte aristocrático y la impecable figura con la que esa férrea disciplina marca de por vida el cuerpo de quienes entregan su vida a ese arte.
Al llegar a su pulcra y elegante morada la jovencita se dirigió rápidamente a su alcoba, en el interior encendió su computadora para ver sus correos y con el corazón acelerado abrió con urgencia aquel que le interesaba ignorando los demás. ―Esta tarde a las seis, solo podré estar diez minutos en el colegio‖, eran las únicas palabras escritas en el correo, pero al parecer tenían un particular interés para ella, puesto que se mantuvo observándolas por algún tiempo en actitud pensativa, como si su mente buscara mil interpretaciones o mensajes ocultos en esas escasas frases.
Enseguida, Bella se vistió con meticulosa atención; procurándose la ropa y los arreglos más insinuantes que tenía. Enfundada en unos ajustados y sensuales jeans de fina mezclilla que hacían resaltar al máximo sus encantos femeninos en combinación con una estilizada playera de manga larga que se plegaba como piel a su diafragma mostrando las formas de sus senos, salió al jardín que rodeaba la casa donde moraba para que nadie la viera salir. Montó su bicicleta y al llegar al extremo de una larga y tranquila avenida la muchacha se sentó en una banca rústica del parque frente al colegio y esperó la llegada de la persona con la que tenía que encontrarse."


¿Habéis leído alguno de sus libros?

Saludos y felices lecturas