25/10/12

Reseña: "Las horas oscuras", Juan Francisco Ferrándiz

¡Buenos días!

Ayer  terminé un gran libro:


Como ya os comenté aquí, fui de los 500 afortunados en recibir un ejemplar totalmente gratuito de esta novela. Lo único que tuve que hacer fue mandar un mail a la editorial y en pocas semanas el mensajero llamaba a mi puerta. Y después de varios meses en la estantería, hace un par de semanas me puse con su lectura...


"Cuentan los ancianos que hace mucho, mucho tiempo, cuando el mundo se estremecía por temor al inminente fin del milenio, un forastero llegó a las brumosas tierras de Irlanda con una misteriosa misión. Dicen que ese hombre, un monje atormentado y valeroso llamado Brian de Liébana, huía de unos malvados caballeros de tez pálida y alma oscura, cuyo nombre nadie osa pronunciar en voz alta sin santiguarse...



Los más viejos afirman que Brian y sus compañeros, sabios religiosos venidos de todo el continente, se atrevieron a reconstruir el monasterio de San Columbano, antaño escenario de una cruel matanza. Y aunque algunos juran que profanar esas ruinas supuso el inicio de todas las desgracias, otros opinan que fue la presencia intramuros de una hermosa mujer celta lo que desató la ira de Dios...

Pero si hay algo que nadie niega en esa isla de cielo gris y abruptas costas es que la muerte consiguió traspasar los muros del monasterio y extenderse por los senderos del bosque cual preludio del apocalipsis. Que una mano asesina, certera e impía, se cobró la vida de muchos inocentes, y que, durante largos meses, druidas y monjes, nobles y plebeyos vivieron atrapados bajo un denso manto de miedo y de sospechas... 

Ésa es la leyenda dejad que os cuente ahora la verdadera historia..."

Y Juan Francisco Ferrándiz nos cuenta la verdadera historia: Al abandonado monasterio de San Columbano, en una remota isla irlandesa,  llega un misterioso monje cargado con un gran baúl. Este monje, formado en el arte de la lucha, no solo traerá consigo este baúl, también trae consigo un gran secreto. El monje Brian de Liébana carga sobre sus hombros la responsabilidad de defender el Espíritu de Casiodoro, la defensa del saber frente a la oscuridad, la ignorancia y la superstición que puebla el mundo al final del primer milenio de nuestra era, para ello tiene que defender aunque sea con su vida y con la de sus hermanos benedictinos el gran Códice de San Columcille.

Frente a Brian, tenemos a un gran antagonista, el Scholomante Vlad Radú, que persigue lo que tanto ansía esconder el monje de Liébana: la fuente del saber, el Códice que puede ablandar el alma más oscura. Y un alma oscura y codiciosa es la que tiene su otro adversario, el Rey Cormac.

Nuestro protagonista no estará solo en esta gran lucha contra el mal. Con él se encuentran sus hermanos benedictinos (sobre todo el hermano Michel), Dana, la joven que sufre los abusos de los hombres del pueblo y que se convertirá en un gran pilar de confianza para el monje, los druidas que viven en el bosque y que son tan respetados en la zona y otros personajes que se nos irán mostrando durante el desarrollo de la historia.

Para mí una novela que me hace desear llegar a casa para ponerme a leer, se merece todos mis respetos. Y esta ha sido una de esas novelas. Escrita con gran maestría, el autor sabe llevarnos a una época en la que todo es posible. En la que la ficción se une a la realidad y te transporta a un mundo totalmente nuevo y misterioso. Donde se le coge cariño a los personajes o se les odia con toda el alma. En el que las palabras cobran más importancia que las armas. La lucha suprema entre el Bien y el Mal, la luz y la oscuridad. El Saber y la Ignorancia.



Yo de vosotros, no dejaría escapar esta aventura.

Saludos y felices lecturas