3/2/12

Reseña: "La chica mecánica" , Paolo Bacigalupi


¡Hola!

Ya lo comenté aquí: este libro me tocó en un sorteo que Random House Mondadori hizo a través de Facebook.

Sinopsis:

"Anderson Lake es el hombre de confianza de AgriGen en Tailandia, un reino cerrado a los extranjeros para proteger sus preciadas reservas ecológicas. Su empleo como director de una fábrica es en realidad una tapadera. Anderson peina los puestos callejeros de Bangkok en busca del botín  más preciado para sus amos: los alimentos que la humanidad creía extinguidos. Entonces encuentra a Emiko...
Emiko es una "chica mecánica", el último eslabón de la ingeniería genética. Como los demás neoseres a cuya raza pertenece, fue diseñada para servir. Acusados por unos de carecer de alma, por otros de ser demonios encarnados, los neoseres son esclavos, soldados o, en caso de Emiko, juguetes sexuales para satisfacer a los poderosos en un futuro inquietatemente  cercano...
... donde las personas nuevamente han de recordar qué las hace humanas."

La ilusión fue tremenda e igual de trementa ha sido mi desilusión al acabarlo. La verdad es que no tengo muy claro si me ha gustado o no. Creo que la base es buena (un mundo en el que las materias primas más básicas prácticamente no existen, en las que unas criaturas -que me recuerdan muchísimo a los Replicantes de Blade Runner-, están perseguidos, donde los chinos -tarjetas amarillas- son odiados...) pero la historia se desarrolla excesivamente lenta y, durante toda la obra, he tenido la sensación de que me faltaba información.

¿Por qué los neoseres -los que digo que me recuerdan a los Replicantes- son tan odiados y perseguidos y hasta fundidos?
¿Quién es la Reina Niña, si es que existe?
¿Cómo, cuándo, dónde empezó todo? ¿O cuándo acabó el mundo que conocemos ahora?
¿Los "camisas blancas" son buenos o malos?

Además, hay escenas de verdadera brutalidad sexual con Emiko (la neoser protagonista) que son auténticas violaciones. Para mí, de muy mal gusto.

Reconozco que la ciencia-ficción no es uno de mis géneros preferidos, pero lo tolero. Sin embargo este libro... No sé, me ha dejado un regustillo raro.

No, definitivamente, no os lo recomiendo.