5/1/18

Reseña: "Reino de Fieras", Gin Phillips

¡Buenas tardes!

¡Primera reseña del año y esperemos que sean muchas este 2018! Hoy os quiero dar mi opinión sobre Reino de Fieras de Gin Phillips, una novela que saldrá  a la venta el próximo 18 de enero.


Nº de páginas: 344 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: SUMA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788491291589




"Lincoln es un buen niño. Con cuatro años es curioso, inteligente y bien educado.

Hace lo que su madre le dice y sigue las normas.

«Hoy las reglas son distintas.
Y las reglas dicen que nos escondamos
y no permitamos que el hombre del arma
nos encuentre.»

Cuando un día feliz en el zoo se convierte en una pesadilla y Joan se ve atrapada con su hijo, deberá hacer acopio de todas sus fuerzas y encontrar el coraje para protegerlo a cualquier precio; incluso si eso significa cruzar la línea entre el bien y el mal, entre la humanidad y el instinto animal. Una línea que nadie imaginaría nunca traspasar.

Pero, a veces, las normas son diferentes."


Imaginaros que después de recoger a vuestro hijo de 4 años del colegio, decidís, como muchas tardes, hacer una pequeña parada en el zoo. Como siempre, el peque está jugando en un pequeño recodo del recinto con sus muñecos de acción y tú le sigues el juego mientras, a la vez, estás pensando en tus cosas. De lejos, escuchas unos ¿petardos? pero no le haces mucho caso. Halloween está próximo y es posible que en el zoo se estén adelantando a las fiestas pero... ¡Vaya, se os echa el tiempo encima y están a punto de cerrar!... Qué raro, se siguen escuchando petardos aislados... ¿Y la gente, dónde está todo el mundo?

Entonces te das cuenta de lo equivocado/a que estabas... Cielos, no son petardos ¡son disparos! Hay algún cuerpo por aquí y por allá tumbado en el suelo, rodeado de sangre... 

Debes esconderte, debes sobrevivir pero, sobre todo, debes proteger a tu hijo. Debes transmitirle tranquilidad, debes aparentar que todo va bien porque como se ponga a llorar estaréis perdidos.


En esa situación empieza Reino de Fieras. Y desde ese momento los lectores también empezamos a sufrir. No creo que haga falta ser padre o madre para meterse plenamente en la situación y pasarlo muy mal porque la protagonista, no solo se encuentra ante una matanza (de esas que desgraciadamente vemos en las noticias protagonizadas por jóvenes "desequilibrados" americanos) sino que además tiene a la persona que más le importa consigo: su hijo.

Y ese es el gran tema de la novela: una madre que debe proteger a su hijo pequeño de esa situación. No es que deba enfrentarse a los asesinos (que lo hará) sino que debe mantener a su hijo calmado, que no coja ninguna rabieta, llore ni se asuste. Han de mantenerse escondidos, sin hacer ruido pero ¿con un niño de 4 años? ¿Es eso posible?

Personalmente, me he metido mucho en la historia,  he pasado muchos nervios porque soy madre y he sentido el miedo de Joan casi como propio. En tensión he estado en muchos momentos. Mientras leía Reino de Fieras, con el corazón encogido, sufriendo por el devenir de esa madre y su hijo, miré a mi peque y le dí un besazo de esos que hacen daño de lo que aprietas y él, todo extrañado, me preguntó: "¿Qué te pasa, mami?", "Nada hijo, que la mamá está sensible".

La lectura de esta novela es ágil y dinámica (volvemos al hecho de que parece que últimamente se llevan los thrillers que no se andan por la ramas. La trama es clara, lineal y sin rodeos) y como además tenía que saber cómo salía Joan y su hijo del atolladero, me la he leído en tres días.


Sé que a mucha gente el final no le ha gustado porque da la sensación de que al tema de la matanza en sí no se le da excesiva importancia y acaba rápido, pero para mi, lo realmente importante de la novela es la relación entre madre e hijo, y en concreto, lo que está dispuesta a hacer Joan por su hijo, sus pensamientos y acciones centradas única y exclusivamente en la salvación del pequeño Lincold. La integridad física de la propia Joan pasa a segundo plano.

Creo que ha sido una buena lectura para empezar el año y espero encontrarme más así durante este 2018.

¿Cómo creéis que actuaríais vosotros si os encontrarais en una situación similar con vuestro hijo, sobrino, ahijado...?

Besotes y Felices Lecturas.