18/1/18

Reseña: "La Buena Gente", Ursula Werner

¡Buenas tardes!

Hay veces en la vida que una llega a dudar si en el mundo hay gente buena o si eres un especie en extinción...







Nº de páginas: 384 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: S.A. EDICIONES B
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788466662260








"Alemania, 1944. Los niños viven su infancia pese a todo, y los adultos intentan mantener los ojos y los oídos cerrados. Mientras tanto, algunos se juegan la vida por ayudar a otros...Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, Edith y Oskar Eberhardt trasladan a su familia desde Berlín hasta la tranquila ciudad de Blumental, cerca de Suiza. Oskar, un miembro del gabinete de Hitler, está ausente casi todo el tiempo, y Franz combate en la guerra, de modo que las mujeres de la casa se quedan solas, llevando una existencia tranquila en una pintoresca población. Sin embargo, la vida en Blumental no es tan idílica como parece. Un joven capitán nazi aterroriza a los ciudadanos a quienes debería proteger. Los vecinos se espían mutuamente, y algunos desaparecen de manera misteriosa."


Esta novela transcurre en un corto período de tiempo, tan solo tres días. Tres días en una Alemania convulsa y marcada por la tragedia: la Segunda Guerra Mundial. En un pequeño pueblo, Blumental, los vecinos intentan vivir lo más ajenos posible al horror que les rodea.


No hace mucho, una familia de panaderos judíos desapareció de la noche a la mañana, y todos prefieren pensar que huyeron y que ahora viven felices en otro lugar. Prefieren no plantearse la posible realidad ¿denunciados por unas vecinas y llevados a un campo de concentración para morir? Es mejor centrarse en su propia vida, sus huertos, tus problemas cotidianos y su grupo de canto... sin embargo es inevitable que la realidad, la guerra y los refugiados, se cuelen en el pueblo.


Podríamos considerar Blumental como una metáfora del pueblo alemán en general: con miedo al ejército nazi, sometidos y obligados a pensar lo que el Führer les dictamine (lo vemos cuando todos, sin convicción tan solo para que no los culpen de nada, tienen la bandera del reich ondeando en sus fachadas), pero cuando se ven amenazados por otra mano que creen más fuerte se amoldan a esta (en este caso, cuelgan las banderas francesas). No se quejan de las injusticias que ven porque tienen miedo pero siempre hay gente, Gente Buena, que se revela y decide ayudar a los refugiados. Incluso entre las filas del ejército alemán hay quiénes no están a favor de las ideas del Führer e intentan ponerle remedio.

Por supuesto, también están aquellos a los que el régimen nazi les va de perlas y que delatan a aquéllos que les molestan para conseguir sus objetivos.

Por otro lado, están los niños que, a pesar de todo, disfrutan de su niñez y con su inocencia pueden ayudar o poner en peligro a más de uno.

A pesar de ser una narración lenta no ha sido pesada. Sabéis que me gustan las historias dinámicas y que no dan excesivos rodeos y esta historia es algo más lenta de lo que suele gustarme. Afortunadamente, la historia es interesante y no se hace aburrida.

Las novelas basadas en la Segunda Guerra Mundial siempre me han atraído mucho (lo mismo que las basadas en la Guerra Civil Española) y ésta nos muestra la otra cara de la guerra, la de los alemanes (estamos más acostumbrados a leer sobre los judíos y los refugiados, sobre los campos de exterminio y los supervivientes de éstos). La cara que no se suele mostrar, la de los alemanes que se niegan a que sus hijos formen parte de las Juventudes Hitlerianas, la de los soldados que no están a favor de aquello que deben defender, la de los ciudadanos que ayudan a los desfavorecidos o los que prefieren mirar hacia otro lado, la de los alemanes que denuncian a sus vecinos para hacerse con sus negocios, la de los niños que quieren seguir siendo niños...


Es sin duda una novela bien documentada (de hecho, el personaje de Oskar, miembro de la SS, está inspirado en el bisabuelo de la autora) y bien escrita. Además, me gusta que no se recrea en los aspectos más macabros de la Guerra (ya sabemos lo que pasaba en los centros de exterminio), de hecho, es algo que se sabe que está ahí pero apenas se hace mención a esa parte de la historia. Aquí, de lo que se habla es de la parte la población alemana  (los que ayudaron, los que se aprovecharon y los que prefirieron hacerse los locos).

Pensaba que por ser una novela de ritmo lento (al menos más lento de lo que me gusta) me iba a costar leerla pero ¡en menos de una semana la he leído! Así que creo que una novela muy recomendable.

¿Qué os parecen a vosotros las historias sobre la Segunda Guerra Mundial? ¿Os atraen tanto como a mi?

Besotes y Felices Lecturas.