3/10/12

Mi afición por los libros...

¡Buenos días queridos lectores!

Algo que me he preguntado muchas veces cuando me topo con algún lector es ¿Desde cuándo lee? ¿Es una afición de la infancia, de la juventud o de la madurez?  Y por eso hoy os vengo a hablar de mi trayectoria como lectora. Y la verdad, hasta que me he puesto con esta entrada, no me he dado cuenta de que mi afición es tan vieja casi como yo porque sí, resulta que me gusta leer desde bien pequeña.

 ¿A quién le debo mi pasión por los libros? Principalmente a mi madre que de pequeñita solía comprarme mucho cuentos de aquellos troquelados que apenas se ven ahora (cuentos que ahora leo a mi hijo):


Después, pasó de los troquelados a las selecciones de cuentos, ya con letra más pequeña y muchas más hojas:


Con el tiempo, pasé de los cuentos a las historias de aventuras y, cómo no, entró en mi vida Grid Blyton con las aventuras de "Los Cinco".


Pero de esa época recuerdo con especial cariño los libros de la colección "Historias Selección" de Bruguera ¿los recordáis? Son aquellos que intercalaban la novela con viñetas que resumían la historia. 


Y cuando descubrí los libros de "Elige tu propia aventura"... ¡qué revelación! Eran como libros interactivos en lo que te ponían varias opciones y tú debías elegir qué hacía el personaje ¡qué disgusto si la historia acababa mal! Porque estaban siempre narradas como si tú fueses el protagonista y eso te hacía que todavía lo vivieses más.


Caminando un día por la calle descubrí en un kiosko una colección de libros juveniles ¡ohhh! Y claro, a la saca que fue. Así me leí dos de los libros que me marcaron profundamente:




Y la adolescencia llegó a mi... Sí, y ya me atrían libros de más adultos, con historias algo más truculantes y salvajes...


En esas estábamos, cuando un día llegó mi hermana y me dejó ¡una novela de amor! Creo que me la leí en una tarde. Fijaos la pobre lo destrozada que está de tanto leerla:


Entré en una espiral arrolladora de novelas de amor: Bianca, Jazmín, Harlequín... Hasta que mi hermana volvió a hacer su aparición con dos volúmenes que, si mal no recuerdo, son el origen de mi pasión por los tochos:



Y ya desde aquí fue un no parar. Desde ese momento mis estanterías se han ido llenando más y más de libros hasta que ¡a Dios gracias! llegó el lector electrónico y pude darle un pequeño respiro a las pobres que apunto están de combarse:



Mención especial se merecen los clásicos. Y es que entre el Instituto, me fui de cabeza a letras puras, y la carrera de Filología Hispánica creo que no hay clásico de la literatura española que no haya pasado por mis manos. Los primeros que leí fueron estos: 



Y ahora me gustaría saber ¿Desde cuándo leéis vosotros? 

Saludos y felices lecturas