conversandoentrelibros@yahoo.es



      





lunes, 12 de julio de 2021

Reseña: "La chica que se llevaron", Charlie Donlea

Hay novelas que te llaman y deseas leerlas aún antes incluso de haber leído la sinopsis, ya sea por el título, la portada o el autor. El problema de querer leer tanto una novela es que el riesgo de que te decepcione es muy alto. Y piensas "A ver si le tengo tantas ganas que luego no me va a gustar..." ¿Verdad que entonces te alegras doblemente cuando ves que ¡te ha encantado!? 

Pues La chica que se llevaron de Charlie Donlea es de esas, de las que esperas con ganas, las devoras y no te defraudan.

Nº de páginas: 419
Editorial: Trini Vergara (Sello: Motus Thriller)
Encuadernación: Rústica con solapas
Traductor: Constanza Fantin Bellocq
ISBN: 9788412299205

⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆⇆

Ella no recuerda nada. Mejor así. Su verdad era solo la mitad de la historia.

Megan McDonald está terminando el bachillerato, es popular, carismática, y tiene un futuro increíble por delante. Una de sus últimas noches en Emerson Bay la secuestran.

Megan está dos semanas en cautiverio hasta que escapa, y pasa a ser conocida como “la chica que se llevaron”. Pero esa noche también desapareció Nicole Cutty y de ella nadie sabe nada.

Megan escribe su libro, que se convierte en un bestseller, pero ella no está bien, recuerda muy poco de lo que ocurrió y necesita saberlo.

Livia, médica forense, es la hermana mayor de Nicole. Todavía se siente culpable por no haber contestado el teléfono cuando Nicole la llamó la noche en que desapareció. Megan y Livia deciden investigar qué pasó con Nicole. 

Cuanto más profundizan se dan cuenta de que el verdadero terror reside en encontrar exactamente lo que estabas buscando.

Megan McDonald era una joven ejemplar: saca buenas notas, es una hija obediente, ha creado un programa de verano para la adaptación de las chicas en el paso de primaria a secundaria, quería ir a la universidad y hacer grandes cosas para ayudar a los más desfavorecidos...

Nicole Cutty es todo lo contrario. Le gusta llamar la atención, siempre está buscando pelea, es algo ligera de cascos y no soporta a Megan.

La noche de la fiesta del final de verano ambas desaparecen y solo Megan aparecerá dos semanas después ¿Qué ha pasado con Nicole, dónde está?

Trece meses después, Livia, la hermana mayor de Nicole, desde su puesto como becaria forense, descubrirá algo importante y empezará su propia investigación para saber dónde está su hermana y quién se la llevó. Para ello contará con la ayuda de Megan.

¿Cambiará sus vidas lo que descubran? ¿Podrán salir indemnes esta vez?

Curiosamente, aunque el eje de la novela es el secuestro o desaparición de dos jóvenes, no se habla en exceso de esos momentos, no hay una recreación excesivamente morbosa del encierro. Aunque sí, por supuesto, se habla de ello y hay momentos de mucha angustia.

De lo que sí hay una gran recreación (un "poquito demasiado" para mi gusto) es de los procesos de las autopsias. Por eso llegué a pensar que Charlie Donlea era médico o forense... Y sí, Charlie Donlea es médico, pero nada relacionado con la medicina forense. Es optometrista...

A parte de explicarnos con gran profusión de detalles algunas de las autopsias que Livia lleva a cabo (que mal cuerpecillo se pone en esos momentos), también nos muestra muy bien el interior de los personajes, sus sentimientos más profundos, sus miedos, sus esperanzas, sus anhelos y todo lo que han perdido por culpa de un desalmado que les privó a una de su libertad y a otra de su hermana.

Y la fascinación. La fascinación que el público en general y los más allegados sienten por el secuestro, por los momentos vividos durante el cautiverio y por todo lo que rodea a esa privación de libertad.

Además, también nos metemos en la mente del "malo", conocemos por qué lo hace, qué siente, cómo es. Y aunque no perdonemos sus hechos, sí lo comprendemos mejor.

Y, sí, durante toda la novela, aquí una servidora se ha montado en ese morbo y ha ido devorando la novela sin poder dejar de leer. Porque Charlie Donlea nos mete en la historia de tal manera que queremos que Nicole (que, por cierto, llegó a caerme fatal) aparezca y Megan descubra la verdad. 

Personalmente la he disfrutado muchísimo, tanto que, como quería seguir avanzando en la historia, por primera vez en mi vida, recurrí al audiolibro para poder seguir acompañando a Megan y Livia en su investigación mientras hacía las faenas de casa ¡Es que me enganché cosa mala!

Ya os he dicho muchas veces que me encanta que una novela me sorprenda, que no me espere el final. Que, a pesar de haberme pasado toda la novela haciendo números y cábalas y tener a mi sospechoso, descubrir lo equivocada que estaba ¡Adoro lo giros dramáticos de la trama! Y La chica que se llevaron me sorprendió mucho, pero mucho mucho con el final.  


Así pues creo que queda claro que os recomiendo su lectura (y si hacéis como yo y la acompañáis del audiolibro aún mejor). Para mi ha sido una novela que me ha dado lo que esperaba de ella: horas y horas de entretenimiento y un final inesperado.

Si eres amante del suspense ¿Qué esperas para leer La chica que se llevaron?


Besotes y Felices Lecturas

2 comentarios:

  1. Lo acabo de terminar, ¡No puedo creer el final! Fallé estrepitosamente con mi sospechoso, estaba tan segura... Estoy en shock.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario ¡Me hará muy feliz saber tu opinión! :)